3 de Julio, 2006


aTLeTiSMo eN CoSTaNeRa SuR.

Publicado en ReaLiDaD el 3 de Julio, 2006, 17:54 por Petalito

El Día Olímpico, para correr y disfrutar

Como todos los años, se hizo una marcha no competitiva para recordar la fundación del movimiento. 

Como en años anteriores, en su vigésima realización, el Comité Olímpico Argentino realizó en la Costanera Sur una prueba aeróbica (familiar) sobre 7500 metros, como recordación, de la fundación del Comité Olímpico Internacional, por parte del francés Pierre de Fredi, barón de Coubertin, el 23 de junio de 1894. Este año, debido al campeonato mundial de fútbol, la cita se postergó hasta ayer.

Esta clase de reuniones se hacen anualmente en 197 países del mundo.
El buen clima (fue una mañana espectacular) ayudó para que se concretase una reunión deportiva agradable -no competitiva- de la que participaron unos 800 aficionados, una de las menores convocatorias de los últimos años.
El itinerario fue sobre un amplio y bien controlado circuito y cruzaron primeros la llegada, en varones, Elvio Landeira (Agrupación Osvaldo Suárez, de Villa Dominico), paraguayo, con 23m24s, y en mujeres, Mariela Ortiz (Parque Alem) en 26m50s, ambos federados.
Mientras unos corrían, otros trotaban y los menos caminaban, el vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli, puso su mejor esfuerzo y finalizó el recorrido en 40m56s.
Sonriente, tras el esfuerzo, Scioli dijo: "Sentí el cansancio en los últimos kilómetros. Yo corro unos cuatro kilómetros diarios, pero esto fue mucho más". Refiriéndose a otros aspectos del deporte agregó: "Es muy bueno aprovechar los espacios públicos para la práctica deportiva. La Argentina es un país de deportistas". 
La reunión contó con la presencia del titular del Comité Olímpico Argentino, doctor Julio Ernesto Cassanello, y en el área atletismo, de los ex maratonistas olímpicos, Osvaldo Suárez -en el control del recorrido- y Rubén Aguiar, compitiendo. También estuvieron otros olímpicos, como Gabriel Curuchet (ciclismo), Mónica Onetto (La Tribu, atletismo), Santiago Fernández (remo) y Carlos Retegui (hockey sobre césped).

Al concluir, todos recibieron un diploma otorgado por el COI y hubo sorteos entre los inscriptos.

  

  

  

  

  

CuaNDo Tu Te HaYaS iDo

Publicado en aMoR el 3 de Julio, 2006, 3:20 por Petalito

Cuando tú te hayas ido de mi vidaen mi corazón crecerá una herida,

la soledad me acompañará día tras día,

 las canciones favoritas que siempre las oías

al orificio del olvido las depositaría.

Cuando tú te hayas ido de mi vida

las flores ya no tendrán más retoño,

mis besos quedarán en el abandono,

 tal vez ya no habrán más 4 estaciones

porque contigo se ha ido nuestro adorable otoño.

Cuando tú te hayas ido de mi vida

el sol ya no me brindará su calor,

el picaflor ya no volará de flor en flor,

 las mariposas morirían de tristeza

al saber que tu ausencia me ha causado tanto dolor.

Cuando tú te hayas ido de mi vida

las palabras de amor se irán al viento,

escribir un poema solo será acerca de lamento,

 dormir sin ti será el más grande tormento

 donde poco a poco mi vida se este muriendo por dentro.

CoLeCCioN De SueÑoS

Publicado en ReaLiDaD el 3 de Julio, 2006, 3:15 por Petalito

Ahora, cuando veo a través del cristal la monotonía con que la lluvia se posa en la tierra, recuerdo con nostalgia a un personaje. No sé si era real o yo lo había creado en mi mente; su figura era borrosa, pero su voz era la más dulce y mágica que haya escuchado jamás. Era un individuo sin edad, excéntrico pero a la vez sabio, sus ojos no miraban a ningún lado, contaba las cosas más divertidas y extrañas del mundo. Pero sin duda alguna, lo que más me llamó la atención de todas las cosas que compartí con este ser fue... su colección de sueños. Los tenía de todas las clases: sueños largos y sueños cortos, alegres y tristes, sueños de aventuras y pesadillas horribles...

No sé como ni por qué sucedió, pero esa colección de sueños ahora la tengo Yo e incluso me he atrevido a ir añadiéndole algunos de los míos. Recuerdo ahora el primero que guardé, el más corto, ni siquiera se si llamarlo sueño. Era una ciudad muy, muy lejana, estaba tan lejos que era imposible llegar a ella. En esta ciudad era todo de color rosa: sus árboles, sus calles, hasta sus gentes tenían ese pálido tono del algodón de las ferias, Pero en mi sueño faltaba algo: el sol, que no se dejaba ver entre las estáticas y esponjosas nubes rosas que tapaban el cielo rosa de mi ciudad, entonces comenzó a ocurrir algo extraño: poco a poco se fue oscureciendo todo y los árboles, y los pájaros y las calles con sus gentes cambiaron su tono rosa y fueron perdiendo vida, oscureciéndose poco a poco hasta que mi ciudad y mi sueño se desvanecieron en una enorme sombra.

Otro que también he guardado en mi colección es aquél sueño en el que hacía mucho calor, aunque yo era la única persona que no lo notaba, de repente comencé a sentirme más y más ligera. Notaba como poco a poco todo se iba alejando y las cosas que antes eran grandes ahora cada vez eran más pequeñas. La gran angustia que sentía en esos momentos hizo que comenzara a gritar con todas mis fuerzas, Yo gritaba y gritaba, pero nadie me oía, ni tan siquiera que veían, me había transformado en un suspiro, un suspiro que quizás había salido del corazón de algún enamorado. Ahora no sabía dónde iba, y casi sin darme cuenta ese sueño se me escapaba, pero no para desaparecer como lo hizo el suspiro, sino para ocupar el vacío de otra persona, aún así todavía lo conservo en la colección.

Me gustaría contarte otro sueño; tal vez el más maravilloso y el que guardo con más cariño. Recuerdo que era un lugar donde no existían ni el día ni la noche, ni el frío ni el calor, un lugar donde todo era armonía y tranquilidad, lo más parecido a un paraíso, cuando noto mi estancia allí en mi cara se dibuja una estúpida sonrisa que refleja la felicidad que sentía en esos momentos. Me sentía protegido y fuerte, grande, más grande que nadie. Pero esa sensación especial se fue difuminando casi sin darme cuenta y otro sueño irrumpió en mi noche: había un movimiento de olas que chocaban suavemente contra mí, pero yo no me mojaba, de pronto, como sí de una estrella fugáz se tratase, las olas pararon, desapareció la playa y aparecí de nuevo en mi paraíso.

La felicidad duró un solo instante, estaba otra vez allí, pero una parte de mi sabia que iba a suceder algo y no quería continuar en aquél lugar. Las gotas de lluvia mojaban mi cara y el sol se había escondido para dejar paso a las estrellas. Fue entonces cuando comprendí que las noches eran frías y los días muy largos. Este sueño, que al principio me hizo sonreír, terminó por convertirse en una pesadilla que me hizo llorar cuando desperté pensando que en realidad había sido un sueño y que ese paraíso donde yo disfrutaba de las más grandes sensaciones, ya no existía, y no iba a poder volver a él nunca más.

La lluvia ha cesado, y con ella han desaparecido las nubes, dejando que los rayos del sol se acerquen a mí, aun estando tan lejos.

Ahora estoy pensando en una ocasión en que estando a solas con mis pensamientos, alguien, oportunamente, me regaló una flor. Cuando me di la vuelta ese alguien ya no estaba, había desaparecido como por arte de magia; pero el conservar esa flor me ayudó a pensar que, quizás, algún día, ese alguien volvería a mí con otra flor. El entorno que me rodeaba no quiso que fuera así, por o que de ese sueño sólo me quedó una flor que todavía guardo en el álbum de mis sueños.

Este es el último sueño que te quería contar, aunque no el último de mí colección. He guardado todos con cariño, unos más que otros, pero todos. Este último que te he contado, junto con una flor imperecedera, ocupa un lugar especial en mi recopilación. Pero ahora solo quiero descansar...

HoY QuieRo CaMBiaR

Publicado en ReaLiDaD el 3 de Julio, 2006, 3:11 por Petalito
Hoy voy a cambiar, revisar bien mis maletas y sacar mis sentimientos y resentimientos todos...

Hacer limpieza al armario, borrar rencores de antaño y angustias que hubo en mi mente...

Para no sufrir por cosas tan pequeñitas... dejar de ser niño... para ser hombre...

Hoy voy a cambiar, sacar a luz mi coraje y entregarme a lo que creo y ser siempre yo sin miedos...

Bailar y cantar por hábito y ver claro en vez de oscuro, desarraigar mis secretos, dejar de vivir, si no es por vivir la vida.

Que grita dentro de mi.... Mi libertad...

Hoy voy a cambiar salir de dentro de mi y no ser solo corazón dejar y parar fracasos, soltar los brazos, mi libertad que oprime mi razón, volar libre con todos mis defectos para poder rescatar mis derechos y no cobrarle a la vida caminos ni decisiones.

Hoy QUIERO y DEBO cambiar...

Dividirle al tiempo y sumarle al viento todas las cosas que un día soñé conquistar, por que soy hombre como cualquiera con dudas y soluciones con defectos y virtudes, con amor y desamor. Suave como gaviota pero felino como una león tranquilo y pacificador pero al mismo tiempo irreverente y revolucionario. Feliz e infeliz, realista y soñador, sumiso por condición más independiente por opinión.

Por que soy hombre con todas las incoherencias que nacen de mi. Fuerte Sexo Débil..

iDioTa

Publicado en ReaLiDaD el 3 de Julio, 2006, 3:06 por Petalito

Se cuenta que en una aldea del interior un grupo de personas se divertía con un idiota de la aldea. Un pobre infeliz, de poca inteligencia, que vivía de pequeñas changas y limosnas. Diariamente ellos llamaban al idiota al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una grande de 400 reales y otra pequeña de 2000 reales.

Él siempre escogía la grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos.
Cierto día, alguien que observaba al grupo le llamó aparte y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda grande valía menos.

Lo sé, respondió, no soy tan bobo.

Vale cinco veces menos, pero el día que escoja la otra, el jueguito acaba y no voy a ganar más monedas.
Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste, pero se pueden sacar varias conclusiones:

La primera: Quién parece idiota, no siempre lo es.
La segunda: ¿Cuáles eran los verdaderos idiotas de la historia?

La tercera: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos.

Pero la conclusión más interesante es: Podemos estar bien, aún cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros mismos.
Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan de nosotros, pero sí lo que realmente somos.

"Uno de los mayores placeres del hombre inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente".