13 de Julio, 2006


La TeNTaCioN De oTRo HoMBRe

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Julio, 2006, 18:12 por Petalito

Mientras el agua helada de la ducha le baja por la espalda Vos no dejas de pensar en él.  No podés evitarlo.  Las últimas palabras que te dijo se repiten con un eco ensordecedor dentro de tu cabeza.  ¿Cuánto hacía que un hombre no te decía una cosa así?  ¿Cuánto había pasado desde la última vez que alguien te había dicho que te deseaba de esa forma tan intensa y directa?  No pudiste evitar el yugo de esa mirada oscura,  tierna e impaciente.  Y cuando te recorrió la mano con una sabia y astuta caricia que quería parecer inocente,  un temblor - que de inocente tenía bien poco - te inundó con una calidez desconocida subiendo piernas arriba hasta el límite preciso de tu propio deseo.  Ahora,  que te abandonas a la voluntad de sus manos para que te recuerden esa única caricia que él prodigara un rato antes.  En el preciso instante que fríos alfilerazos del agua se conjugaban con el ardor de tu cuerpo para darle aún más placer,  golpean la puerta del baño.  Despierta!.  Es tu marido que ha regresado del trabajo.

Durante toda tu carrera conociste a cientos de hombres interesantes y atractivos.  Muchos de ellos te hicieron propuestas similares a las que hoy recibiste.  Y siempre supiste salir del paso con elegancia,  dejando sí,  bien en claro, que Vos estabas más que satisfecha con tu pareja.  Que la idea de una aventura no entraba en tus planes.  Tu matrimonio estaba unido por muchos más que una simple acta registral.  Había detrás un mutuo pacto de amor, fidelidad y respeto aceptado en forma tácita y adulta.

Pero hoy sabes que has empezado ha quebrarlo.  Al aceptar la invitación de ese hombre diste un paso adelante hacia un camino que no sabes muy bien a dónde podrá conducirte.  Pero lo peor es que no pudiste - no quisiste - resistirse.  ¿Y cómo hacerlo,  después de todo?  Si desde que lo conociste tu vida,  tu mente,  tus principios pegaron un vuelco...

Mil veces has tratado de no pensarlo.  Eso solo te consume la mitad de tu tiempo diario.  Pero de noche,  cuando no hay carpetas, ni proyectos ni gentes imperiosas, tu mente abre las alas y vuela hasta ese rostro que te tortura,  que te seduce,  que no te deja en paz.  E imaginás cómo será el resto de esa piel morena mas allá del impecable cuello de la camisa.  Es una tierra prohibida y prometida que Vos pensa tan tibia,  tan experta y tan fecunda como esa mano de la única caricia.  Vuela tu mente más lejos aún,  a rincones de ese cuerpo masculino,  en donde el pensamiento de una mujer felizmente casada no debiera entrañar con puño hábilmente artero.  Al costado duerme tu marido con un rictus de frustración entre los labios.  Es la tercera vez en la semana que lo rechazas. Naturalmente él nunca podrá sospechar que Vos preferis amar solitariamente a un hombre que ha inyectado locura allí donde Vos solias atesorar la sensatez.

Junto con la locura,  la tentación y el deseo,  sobrevino una visitante previsible.  La culpa.  Antes estabas segura de amar a tu marido.  Ahora ya no estás segura de nada. Supones que no,  que no has dejado de amarlo.  Pero no podes negar tampoco esa profunda conmoción que otro hombre te ha causado.  Y es por eso que ya no  podes enfrentar abiertamente la mirada limpia de que compartiera tanto tiempo con Vos tálamo y mesa.  Es por eso que preferis no entregarte a su reclamo de caricia y de piel.  Sólo lo haces cuando tu propia necesidad de sexo,  alimentada por la interminable fantasía de ser poseía por el otro,  es mas fuerte que Vos.  Claro que luego la culpa es mas grande.  Vos no has amado a tu marido.  No fue él quien te hiciera trepar y deslizarse por las laderas voluptuosas del orgasmo.  No, señorita. Vos lo  sabes.  Fue aquel otro convocado en silencio por el deseo exasperado,  el que te hizo temblar las piernas y te sometió dulce y salvajemente sobre las sábanas de tus fantasías.  Y entonces la invade la culpa. (por lo que aún no has hecho) y la incertidumbre (sobre lo que vas a hacer).

Las preguntas son insoslayables.  Pero sólo Vos tenés las respuestas.  Nadie más que Vos puede decidir cuál será el próximo paso a seguir.  No está mal elegir el camino de la fidelidad al pacto hace tiempo asumido.  Habrá que sobreponerse a la tentación de esa nueva piel que prometiera ser tibiamente perfecta.  Habrá que revalorar lo que se pone en juego,  el respeto hacia el otro y la propia autoestima.  En definitiva,  deberás volver a elegir suscribir el pacto.  Pero tampoco está mal abandonarse al excitante sendero que la aventura te pone por delante.  Tendrás que vencer culpas,  prejuicios enterrados,  los mandatos que la sociedad se encargará de hacerte internalizar.  El premio podría - atención,  solo podría ser un delicioso paréntesis del redescubrimiento y de goce.  ¿Las consecuencias?

Yo no las cuento.  Pero Vos tampoco.  Tal vez retornes a tu lecho de casada con un nuevo ímpetu y confianza que no hará más que reforzar la pareja.  Tal vez decidas que vale la pena quedarse... Eso corre por cuenta de cada uno  asi que el final de esta historia la dejo para quien me lea... Chuik.

CoNTiGo

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Julio, 2006, 17:54 por Petalito

A tu lado soy...

                       La niña malcriada que pide cariño a cambio de nada.  Con sólo estar a mi lado formas mi sueño dorado,  vives mi mundo soñado.

A tu lado soy la adolescente enamorada,  soñadora,  orgullosa y a la vez asustada.  Al mismo tiempo soy la mujer ya madura que habla de amor,  dice saberlo todo y quizás no sabe nada.  Los momentos que pasé a tu lado son sueños hechos realidad,  sueños que vienen y van,  sueños que juegan con el tiempo y la felicidad...

SaLuDo

Publicado en aMiSTaD el 13 de Julio, 2006, 5:14 por Petalito

Quiero regalarte una nube,

  hacerte un prendedor con el sol,

  poner una flor en tu mano...

 y pedirte que me sonrías.

LoS MaNDaMieNToS DeL aBoGaDo

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Julio, 2006, 2:43 por Petalito

1) Estudia :  el derecho se transforma constantemente.  Si no  sigues sus pasos,  serás cada día un poco menos       abogado.

2) Piensa :  el derecho se aprende estudiando,  pero se ejerce                 pensando.

3) Trabaja : la abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de

                    la justicia.

4) Lucha : tu deber es luchar por el derecho,  pero el día que

                  encuentres en conflicto el derecho con la justicia,    

                  lucha por la justicia.

5) Sé leal : leal para con tu cliente,  al que no debes abandonar

             hasta que comprendas qué es indigno de ti.  Leal para   

             con el adversario,  aún cuando él sea desleal contigo. 

             Leal para con el juez,  que ignora los hechos y debe    

                confiar en lo que te dicen ;  y que,  en cuanto al

            derecho, alguna que otra vez,  debe confiar en el que tú

                le invocas.

6) Tolera : tolera la verdad ajena en la misma medida en que

                  quieres que sea tolerada la tuya.

7) Ten paciencia : el tiempo se venga de las cosas que se hacen

                              sin su colaboración.

8) Ten fe : Ten fe en el derecho,  como el mejor instrumento para

              la convivencia humana en la justicia,  como destino

              normal del derecho ;  en la paz,  como substitutivo

              bondadoso de la justicia,  y sobre todo,  ten fe en la

              libertad,  sin la cual no hay derecho,  ni justicia,  ni

                  paz.

9) Olvida : la abogacía es una lucha de pasiones.  Si en cada

              batalla fueras cargando tu alma de rencor,  legará un  

             día en que la vida será imposible para ti.  Concluido el

                 combate,  olvida tan pronto tu victoria como tu derrota.

10) Ama a tu profesión :  trata de considerar la abogacía de tal

                                         manera que el día en que tu hijo pida

                                         consejo sobre su destino,  consideres un

                                        honor para ti proponerle que sea

                                        ABOGADO. .

Mi ReaLiDaD

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Julio, 2006, 0:03 por Petalito