15 de Julio, 2006


DeCaLoGo PaRa LoS PaDReS

Publicado en ReaLiDaD el 15 de Julio, 2006, 7:11 por Petalito

Amarás a tu hijo con todo tu corazón,  con toda tu alma,  con todas tus fuerzas pero sabiamente con todo tu cerebro.

Verás en tu hijo a una persona, y no a una cosa de tu pertenencia.

No habrás de exigirle amor ni respeto :  ambos tratarás de ganarlos.

Cada vez que sus actos te hagan perder la paciencia, trata de traer a tu memoria los tuyos propios cuando tenias su edad.

Recuerda también que tu propio ejemplo será mas elocuente que el mejor de los consejos moralizadores.

Recuerda que tu hijo ve ahí en ti a un padre,  a una persona superior,  no lo desilusiones.

Serás en el camino de su vida una señal que impartirá que tomes rumbos equívocos de los cuales se retorna.

Le enseñarás a ver y a admirar las cosas buenas y bellas,  a practicar la bondad y la amistad y a amar a la verdad.

Brindarás atención a sus problemas cuando él considere que puedes ayudar,  o solucionarlos.

Harás de tu casa un verdadero hogar,  un cielo de felicidad para ti mismo,  para tus hijos,  para tus amigos y para los amigos de tus hijos.

 

BuSQueDa

Publicado en ReaLiDaD el 15 de Julio, 2006, 7:08 por Petalito

Es preferible tener el alma dolorida

de tanto buscar;

que en paz...

por haber renunciado a la búsqueda.

a Tu LaDo SoY...

Publicado en aMoR el 15 de Julio, 2006, 6:54 por Petalito

A tu lado soy... la niña malcriada que pide cariño a cambio de nada.  Con sólo estar a mi lado formas mi sueño dorado,  vives mi mundo soñado.

A tu lado soy la adolescente enamorada,  soñadora,  orgullosa y a la vez asustada. 

 

Al mismo tiempo soy la mujer ya madura que habla de amor,  dice saberlo todo y quizás no sabe nada. 

Los momentos que pasé a tu lado son sueños hechos realidad,  sueños que vienen y van,  sueños que juegan con el tiempo y la felicidad...

                                                         

TaNTo LLaNTo De aMoR

Publicado en aMoR el 15 de Julio, 2006, 6:48 por Petalito

Tanto llanto de amor,  llorado en vano;

tanta pasión impar;  tanta  premura;

tanta ansiedad inútil de aventura,

tal cansancio sabido de antemano.

Tanta fatiga de extender la mano

para alcanzar al fin tanta amargura.

Tanta inquietud constante,  tan oscura

esencia primordial.  Tanto desgano.

Andado y desandado fue el camino,

el corazón inmóvil y peregrino

y así la vida toda fue entregada.

Hoy tal vez ni el recuerdo del olvido,

tanto fuego en cenizas convertido

y en las manos:  arena,  espuma...  Nada.