18 de Julio, 2006


PRiNCiPiTo

Publicado en ReaLiDaD el 18 de Julio, 2006, 19:54 por Petalito

Lo esencial es amplio y maravilloso,  lo que es visible a los ojos es limitado y pequeño.

SeMaNa De La aMiSTaD

Publicado en aMiSTaD el 18 de Julio, 2006, 19:44 por Petalito

Tu amistad es el milagro hecho sonrisa

que transforma cada día

en una nueva ilusión.

NoSoTRoS

Publicado en ReaLiDaD el 18 de Julio, 2006, 19:40 por Petalito

Aunque nunca estemos juntos,  jamás podremos estar separados...

JuSTiCia

Publicado en ReaLiDaD el 18 de Julio, 2006, 19:38 por Petalito

Estoy luchando contra la diaria injusticia

y aunque quise desistir,  aún estoy aquí,

buscando una nueva esperanza que no encuentro.

Buscando una esperanza que no llega jamás

y he tratado de olvidarme pero aún sigo aquí

quise dejarlo todo pero no lo logré.

Cómo olvidarme del dolor.

Cómo olvidarme de la opresión.

El amor por ese ideal,  ya está dentro mío

no lo abandonaré,  no me vencerán

no me entregaré porque sus intentos

 por vencerme son mas motivos

 para mi lucha.

ReaL

Publicado en ReaLiDaD el 18 de Julio, 2006, 19:35 por Petalito

  La tristeza de haberte perdido no me hará olvidar la alegría de haberte conocido.

VaCaCioNaNDo...

Publicado en ReaLiDaD el 18 de Julio, 2006, 16:40 por Petalito

Recorro la playa atardecida juntando caracoles de diversas formas. El oleaje azul de esta pequeña bahía arrulla rítmicamente  con sonido de mar y de paloma, borrando voces, ruidos, inquietudes.  Es como una canción de cuna y despedida.  Es como la música de una caja en donde guardamos la infancia junto con el primer deslumbramiento y el último amor.  Me gusta haberme quedado sola y hasta esta hora en que el sol aplacado y entregado,  no hace daño a la piel y a los ojos.  Unas gaviotas sobrevuelan los barcos anclados en el puerto. 

Enero terminó,  tibio y ventoso.  Ahora refresca por las noches.  Amo esa nubecita rosa que pasa rápida como la vela inflada de una tabla de windsurf.  Y amo estos momentos en que me desconecto con todos y soy apenas un montoncito mas de arena,  apenas un reflejo en el agua,  apenas un vacío que nada tiene y nada pesa.  Todos los dolores y los sufrimientos se borran como borra el mar las huellas de las pisadas en la orilla.  Sin pensamiento soy igual a una niña pequeña que juega con su balde y no quiere regresar a la casa.  Un velero anclado después de un largo viaje soy,  ya sin cansancio,  meciéndose dulcemente.  Soy una red llena de peces.  Soy una transparencia que nadie ve,  que nadie reconoce, que nadie llama, que a nadie le importa.  Soy una prolongación de la hora clara y las verdes algas resbaladizas que se enredan en mis pies.  Si quiero floto en el aire liviano.  Si quiero me hundo suavemente en el mar.  Qué bello me parece ser dueña de mi misma, no responder preguntas ni tener la necesidad de preguntar.  Aceptar lo que hay en mi ahora,  no comparar,  no programar,  no hacer proyectos.  No sentir en mis  hombros la responsabilidad de toda la gente que depende de mi,  que espera de mi con total seguridad de recibir lo que me obligo a darle. Para eso he crecido.

Ahora aquí en Mar Azul, me desmadejo. Suelto los hilos.  Dentro de unos días dejaré este lugar para regresar a la ciudad ruidosa. Volveré a los letreros de colores, a los bocinazos a las preguntas y respuestas.  Seré otra vez la lucha,  el desencanto,  una que otra esperanza chiquitita que me haga temblar.  Nada quedará de esta muchacha que hoy se sintió eso,  una muchacha fresca,  alegre,  dueña de tesoros incomparables,  invalorables. 

¿En dónde han quedado las gaviotas sobrevolando los barcos anclados en el puerto ? 

Para tener la prueba de que existió esta tarde,  de que volé gaviota,  y me bañé medusa,  me llevo estos caracoles.  Cuando los ponga allá, sobre la tierra del macetón no serán solamente caracoles.  Será esta hora.  Será esta sensación…