SoBeRVia

Publicado en ReaLiDaD el 8 de Septiembre, 2006, 20:36 por Petalito

No pretendo que compartan mi fe, pero la fe es mi forma de comunicarme con esa forma de energía o esencia creadora o superior en la que de un modo u otro casi todos creemos, hasta el más ateo invoca a Dios en un momento de real apuro.

Disculpen los que no creen, pero basta con mirar un poco alrededor para darse cuenta de la inmensidad y el poder que nos rodea, su fuerza es tan tremenda que en menos de un segundo podríamos dejar de ser, yo creo que si tenemos esto en cuenta, pretender que existimos por nosotros mismos no es más que un acto de soberbia.

Para mí, el que dice que no cree, se fundamenta en un conocimiento superfluo, se esconde en un prefiero no creer, para no ser responsable, para no tener que comprometerse, y desde su limitada luz de ser humano decide no creer.

La soberbia, también conocida como orgullo, es para mí la antítesis de la humildad, es el “quiero para mí” por excelencia, es el creerme dueño de la verdad, es el querer tener razón a toda costa, es el no darse ni dar otra oportunidad, es ser esclavo del ego, es egoísmo puro, es la madre de todas las desgracias ocasionadas por el hombre, no por nada es el primero de los pecados capitales, el pecado de Adán, el pecado de los ángeles caídos.

La soberbia nos lleva a la destrucción, y lo peor es que culturalmente aprobamos, admiramos y hasta idolatramos a los soberbios, los vemos fuertes, poderosos y autosuficientes, los envidiamos y queremos ser como ellos.

Recuerdo de chica que me enseñaron que la lujuria, el pecado de la carne, era algo terrible y culposo, cuando en realidad el pecado del espíritu, la soberbia, es el realmente grave y casi siempre padre de los otros pecados.

La soberbia va de la mano del ego, se manifiesta de las formas más variadas, en nuestras actitudes y creencias, que consideramos correctas por ser nuestras, el solo hecho de creernos humildes denota soberbia, la timidez es una forma de soberbia. Si te molesta que te digan soberbio, debe ser porque lo sos.

La soberbia y la vanidad viven con nosotros, y cuando creemos haberlas superado renacen con más fuerza y en otras formas, por creer que lo hicimos con nuestra propia fuerza, y son el punto débil de los que se creen fuertes por sí mismos.

Nuestras creencias y paradigmas sumados a la soberbia, nos vuelven totalmente ciegos al infinito rango de posibilidades que nos abre la vida; nos limita, nos encierra, no nos deja crecer, nos destruye.

Nos convierte en autómatas, que reaccionan automáticamente y de la misma forma ante tal o cual evento.

Nos vuelve “idiotas”, a punto tal que partiendo siempre de los mismos comportamientos, pretendemos obtener resultados distintos, es como que tenemos una sola receta, y con la misma pretendemos hacer comidas distintas, o que yendo siempre por el mismo camino queremos llegar a distintos lugares. Absurdo ¿no?, y solemos creernos tan inteligentes. ¿Por qué será que me pasa siempre lo mismo?

Tengo tantos ¿Por qué será?