Vive!

Publicado en ReaLiDaD el 16 de Febrero, 2007, 19:35 por Petalito

En estas líneas te fui dando una fórmula para que sepas que hacer con lo que pensás y sentís.

Los sentimientos no se resisten, todo lo que se resiste persiste.

Los sentimientos se viven, se sienten, cuanto mas dispuesto a vivirlos estés, mejor. Cuando tengas plena vivencia de tu sentimiento lo das, lo entregas (en mi caso) y el sentimiento DESAPARECE.

Es condición también que no entregues tus sentimientos con el objetivo de desaparecerlos, que los entregues como una forma de dar, amar, confiar, de reconocerte imperfecto, y no para descargarte o sacarte un peso de encima.

Otra condición es que lo hagas en favor del todo, porque es de ahí de donde surge la fuerza que te libera del sentimiento.

Generalmente resistimos automáticamente lo que sentimos, juzgamos nuestros sentimientos y los clasificamos en buenos o malos, de acuerdo a nuestro sistema de creencias. Cuando resistimos lo que sentimos le estamos entregando nuestro poder al sentimiento, estamos desperdiciando muchísima energía en resistirlo.

Cuando consideramos malo a un sentimiento, nos avergonzamos de tenerlo, muchas veces hasta negamos el hecho de tenerlo, pretendemos no tenerlo, ¿cómo puede ser que yo que soy tan sana o tan valiente  tenga tal o cual sentimiento?, ¡ ridículo!

Pero no es ridículo, somos seres humanos pasibles de tener cualquier sentimiento humano, nos guste o no.

Somos seres humanos y es posible que se suscite en nosotros el peor o más horrendo de los sentimientos, y es algo totalmente normal, y como ya dije, humano, no soy responsable de tener tal o cual sentimiento, soy responsable de lo que hago con mi sentimiento.

No solo hay que entregar lo que no nos gusta, hay que entregar todo, porque cualquier cosa que te guardes, te ata, te esclaviza.

Si el año pasado tuviste grandes logros, y te aferrás a ellos en vez de soltarlos, seguro que este año no te va a ir tan bien.

Si vivís comparando tu momento actual con mejores momentos de tu pasado (que ya no te sirven de nada) estás perdido.

Esta fórmula que te estoy contando,  y de la cual doy fe por mi experiencia que funciona, implica vivir en el acá y ahora, que es en realidad lo único que tenés, “tu”, acá y ahora.

Implica vivir plenamente cada momento, libre del pasado y del futuro, implica aceptar lo que tenés te guste o no te guste,  ¿o a los eventos y a las cosas les importa lo que vos sientas?.

Los eventos te afectan en la medida que vos se lo permitís, el sentimiento viene de vos, lo ponés vos, no viene del evento, cualquier sentimiento que te aflore, no lo resistas, no lo niegues, es nada más que un sentimiento, permitite sentirlo y entregalo.

Creo que pensamientos y sentimientos, son solo eso, y que les damos demasiada importancia, Jesús dijo “Solo lo que viene de adentro puede ensuciar al hombre”.

Cualquier cosa, por terrible que parezca, que haya pasado en tu vida, te ensucia y te degrada por el sentimiento que viene de vos, permitite sentirlo, aunque te asuste, dejalo crecer a su máximo y entregalo, y aunque no me creas, en un instante vas a estar limpio, libre.

Lo que te estoy proponiendo es que te permitas vivenciar cada momento de tu vida, que vivas, que estés presente en cada acá y ahora de tu vida.

Todo el que haya hecho ejercicios de vivenciación sabe de la sensación de bienestar que provocan, entonces por qué no vivir vivenciando, totalmente libres del peso del pasado y el futuro.

Otra vez, como ser humano que soy puedo estar equivocada, pero en lo que propongo no hay nada de nuevo, está en el conocimiento del hombre desde hace mucho tiempo, enseñado por elegidos y revelado por el mismo Dios, está en tu interior, solo tenés que permitirte dejarlo salir.

Dejá de ser víctima de lo que sentís, de fijarte en lo que te pasa, dedicate a los otros, AMA, solo el AMOR puede salvarnos.