SoBRe eL DeSaLieNTo

Publicado en ReaLiDaD el 22 de Mayo, 2007, 21:53 por Petalito

        Un "graffitti" pintado en un muro de Buenos Aires decía: "¡¡Me porté bien y me fue mal!!".

Pero... ¡¿cómo?! ¿No es que si uno siembra bueno cosecha bueno? ¿Que si alguien obra desde lo mejor de sí, el Universo le trae justo aquello que más anhela? ¿Que la buena acción es premiada con la felicidad?  

Francamente, lamentamos decirle que creemos que NO.

Al menos NO SIEMPRE, tal como desde nuestra mente más básica quisiéramos. Esperar que la relación causa-efecto entre nuestras acciones y sus resultados se dé de esa manera lineal, suele nacer desde nuestros aspectos más niños. Vivir a partir de la rectitud no nos priva del fracaso, del escarnio, de la ingratitud, de los impedimentos a repetición, de la infelicidad...

¿Acaso la historia de los mejores ejemplares de nuestra especie no nos muestra eso, una y otra vez?

De modo que, si esto es lo que a Ud. le sucede, le avisamos que NO NECESARIAMENTE ES QUE ESTÉ HACIENDO MAL LAS COSAS, y que a los demás SÍ la vida les devuelva, linealmente, bien por bien, en tanto que a Ud. NO!

Pero... ENTONCES??!! Entonces... A PESAR DE TODO, seguir actuando desde lo mejor de sí, sin perder el cuidado de sí, pero siendo más maduros respecto del "retorno" que esperamos acerca de nuestras acciones. Krishnamurti le llamaba "acción sin opción": cuando desde lo más hondo se ha decidido vivir a partir de lo recto, ya no hay otra opción disponible, independientemente de que la vida "nos premie" o no. Y no hay opción porque actuar de un modo menos digno violentaría nuestra integridad más profunda.

Perder esas expectativas infantiles (a veces basadas en una espiritualidad aún poco madura), inicialmente puede resultar desalentador. Sin embargo, a partir de allí podemos estar más firmemente enraizados en los valores desde lo cual hemos decidido vivir.

El "premio" mayor será el íntimo sabor de, a pesar de todo, NO HABERSE TRAICIONADO A SÍ MISMO respecto de lo mejor de sí.

 

    La Madre Teresa de Calcuta tenía en la pared de su claustro un texto que queremos hoy compartir. Nos habla de esto. Un dato que no es menor, es que su autor, al escribirlo, sólo tenía 19 años.  Y ya se había dado cuenta! (En su adultez, se graduaría en Harvard, y aún hoy es escritor y conferencista sobre estos temas.) Quizás sea como para llevar consigo, sin perder de vista que, junto con ello, necesitamos aprender a cuidar mejor de nosotros mismos, después de cada vez, para no perder nunca nuestras ganas de seguir siendo quien hemos elegido ser:  

La gente no es razonable: es ilógica y egoísta.
De cualquier manera, ámala.
Si haces el bien, la gente te acusará de motivos egoístas y ocultos. De cualquier manera, haz el bien. Si eres exitoso, te ganarás falsos amigos

Y verdaderos enemigos. De cualquier manera, sé exitoso.
El bien que hagas hoy será olvidado mañana.
De cualquier manera, haz el bien.
La honestidad y la franqueza te hacen vulnerable.
De cualquier manera, sé honesto y franco.
La persona más grande con las ideas más grandes

puede ser derribada por la persona más pequeña con la mente más pequeña. De cualquier manera, piensa en grande. Lo que has tardado años en construir puede ser destruido de la noche a la mañana.

De cualquier manera, construye. La gente en verdad necesita ayuda,  pero puede atacarte si lo haces.

De cualquier manera, ayúdalos. Da al mundo lo mejor que tienes y puede ser que te pateen los dientes.

De cualquier manera, da al mundo lo mejor que tienes.