Febrero del 2008


aCePTaR

Publicado en aMoR el 7 de Febrero, 2008, 13:34 por Petalito

¿Y si no estuviera "mal"?

 

  ¿Y si no estuviera "mal"? 

¿Y si NO "fuera malo" sentir celos, envidia, avaricia, lujuria, odio...? ¡

Epa! !¿Cómo que no?!

A ver: revisémoslo.

 

Nos hemos criado en una cultura que ha encontrado una "solución espiritual" extraordinaria para todos esos matices emocionales: NO SENTIRLOS.

O, peor aún, LUCHAR CONTRA ellos.

Sin embargo, los resultados no parecen ser muy alentadores:

hay en el mundo externo tanta reyerta como en el mundo interno.

 

Tal vez exista otra solución.

Es más: quizás se trate de una solución más evolucionada, pues a lo mejor es tan bárbaro ejercer la violencia interna para exterminar nuestras emociones primitivas como acribillar en el afuera a quienes supuestamente son "los malos".

Borges definió muy bien estos medios de "mejoramiento social"

al describir la represión de estado: "Se comieron a los caníbales".

 

        Nuestro cerebro está constituido por distintas capas:

la más nueva es la corteza cerebral (por eso se llama neocórtex),

un logro evolutivo propio del animal humano.

 

Pero en las capas más profundas, el animal humano es idéntico al animal no-humano:

el "corazón" del cerebro está constituido por el cerebro límbico,

que compartimos con los animales de otras especies.

 

Ése es nuestro cerebro más primitivo, entrenado para funcionar a partir del instinto

(de allí que esas emociones sean tan VIRULENTAS:

han cumplido durante milenios funciones ligadas a la supervivencia).  

Aspirar a no sentir esas emociones es tan arrogante o insensato... como pretender ser ángeles!

ES NATURAL QUE ESTÉN, y un corazón no es menos puro por sentirlas.

 

La ética empezará, en todo caso, al momento de TRADUCIRLAS EN CONDUCTA. 

 

    Podemos aprender a AUTO-OBSERVARLAS, a escucharlas, sin ejercer violencia interna.

¿O acaso le pegas a tu gato o a tu perro cuando está celoso? 

 

En el Taoísmo se habla de "domesticar las emociones".

El NO LUCHAR CONTRA lo que siento, el NO JUZGARLO COMO "MALO",

ayuda a que uno NO LO NIEGUE NI LO REPRIMA, 

pues con ello sólo se logra una cosa: ENFERMEDAD.

 

Si, en cambio, LO ACEPTO TAL CUAL ES, advierto que ese sentir NO SOY YO: 

es sólo UNA PARTE de mí.

Siento envidia, pero también hay en mí afecto; tengo rencor, y a su vez compasión.

De ese modo, la inteligencia del Inconsciente va dirigiendo el proceso

y las emociones antes rechazadas se vuelven una vía de conocimiento.

 

 No se trata tanto de CAMBIAR ESA EMOCION EN SÍ, 

sino EL MODO EN QUE ME VINCULO CON ELLA. 

 

Quizás una persona de corazón puro sea, entonces, 

la que también experimenta emociones primitivas,

 pero trabaja sobre ellas, para hacerlas conscientes, y elegir qué si ejercerlas o no.

En síntesis, aprender a convivir gentilmente con el animalito interior.

*-*

Publicado en ReaLiDaD el 7 de Febrero, 2008, 13:33 por Petalito

Si para recobrar lo recobrado
Tuve que haber perdido lo perdido.

Si para conseguir lo conseguido
Tuve que soportar lo soportado.

Si para estar ahora enamorada
Fue menester haber estado herida.

Tengo por bien sufrido, lo sufrido,
Tengo por bien llorado, lo llorado.

Porque después de todo he comprendido
Que no se goza bien de lo gozado,
Sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprobado
Que lo que tiene el árbol de florido,
Vive de lo que tiene sepultado.

Santa Teresa de Jesús