eL MiLaGRo NueSTRo De CaDa Día!

Publicado en ReaLiDaD el 26 de Junio, 2008, 14:50 por Petalito

Son las veintidós horas. Acabo de salir de mi consultorio y el fresco de la noche me recuerda subir el cuello de mi abrigo. Sin embargo, me siento feliz de sentir ese aire sobre mi rostro. Miro el cielo, como todas las noches y, veo el resplandor fulgurante de algunas estrellas. Las pocas que podemos divisar desde aquí abajito, en esta jungla de cemento, tránsito, luces y bocinazos.

Estoy contenta a pesar del cansancio. Decido caminar unas cuadritas por la Avda Cabildo, antes de tomar el colectivo en dirección a casa. Siempre me gusta disfrutar de las caminatas. Miro los rostros de la gente, pues aprendo a cada instante, con cada rostro, en cada gesto. Veo sus vidas, sus pesares, sus ceños fruncidos.Pocos rostros serenos.. Me pregunto porqué no despertamos de nuestros sueños. Porqué nos pasamos el día torturando nuestra mente con preocupaciones y pensamientos deprimentes. Porqué no podemos llegar a ver que los “ problemas” de todos los días, son las oportunidades de trabajo interior y de crecimiento espiritual que tenemos todos y cada uno de nosotros…

Me pregunto porqué nos atraen tanto los falsos brillos, el status, la ropa que no podemos comprar y los objetos externos que no podemos alcanzar. Sé muy bien que son cosas lindas, que nos hacen sentir bien, que nos dan “onda” con los demás ( como acostumbran a decir los adolescentes..) Pero…una vez que las tenemos: ¿ somos realmente felices?...Recuerdo entonces esa canción que dice mas o menos así:… “ podemos tener todo, reinar incluso sobre otros, pero si no nos tenemos a nosotros mismos, si no nos podemos gobernar a nosotros…de nada sirve el resto…y reflexiono, mientras camino, que si la mente está inquieta, no podemos realmente tener un estado de paz necesario para ese gobierno. Sabemos bien que la mente es el instrumento y que podemos, a través de ella, construír o destruír.

Podemos hacer de nuestras vidas, un jardín o un estercolero…Sabemos todos que el voler a nacer nos introduce desde ese instante en el campo de pruebas. Esas que nosotros elegimos en el plano anterior al nacimiento. Luego, olvidamos esas lección para poder así trabajar con lo que debemos superar; nada es por que sí. Todo tiene una causa. Y por ende, un efecto.

En los últimos tiempos,en occidente se puso de moda un término antiquísimo de origen oriental:"Karma”…lo llamaremos….”Aprendizaje”, pues quizá sea el término mas claro para algunas personas.

Las luces de los carteles y de las vidrieras de la Avenida Cabildo me gustan. Son reflejos multicolores que danzan en las caras de las personas y en sus cuerpos, como pequeños duendes traviesos y muy luminosos.

Veo pasar a mi lado a una señora preocupada, con cara de angustia, llevando a sus dos hijos de la mano, con sendos paquetes de "pochoclo, o palomitas de maiz" cada uno. Le sonrío levemente a la niña y su mirada me hace acordar a la de mi hija.

Apresuro el paso, y me pongo mas contenta.

Ya pronto estaré en casa y, como hasta hoy, como todos los días se producirá otra vez el milagro cotidiano del reencuentro. Un beso, sus ojitos brillando de alegría porque mamá ya está en casa. Los chiches revoloteando por aquí y por allí. El olor de su pelo suave. Sus mejillas rosadas.

¡Cuántos pequeños, grandes encuentros tenemos todos los días!

¡Qué maravilloso es verla crecer y saberla sana, buena, dulce, y, sobre todo….en casa!.... Mi pensamiento vuelve al niño que hoy vino al consultorio. Su mamá está enferma, me decía él. Y su padre me explicaba luego que estaba internada por drogadicción…¡Lástima!, si sólo hubiera podido darse cuenta antes esa mamá!....¡Si hubiera despertado de sus delirios cotidianos y hubiese visto que la vida siempre sonríe, aún cuando nos creamos los mas castigados… ¿ Cómo poder darle a ella el abrazo tibio de su niño todas las mañanas?....

Cerré los ojos apenas un instante y la amé profundamente.

 Quizá así le llegara un poco de alivio…¿ Quien sabe?...¿ Cómo sería ella?....No sé.

 Solo sé que Nicolás, mi pequeño paciente de nueve años, velaba sus ojos de almendra con una tristeza que no le importa dejar ver…

Y nuevamente, esta noche, como una de tantas noches de regreso al hogar, agradezco a Dios Padre todo lo que tengo y lo que no tengo. Porque lo que tengo me ayuda a saber qué es lo que yo misma vengo construyendo desde hace ya….algunas vidas. Y lo que no tengo, es tolo lo que debo trabajar ahora, en mi interno, para saber con mayor claridad aún  que somos poseedores de una grandiosa fortuna: la capacidad de Dar, Amar, Compartir…pero, sobre todas las cosas, tenerme a mí misma. Conocerme. Como dicen los Maestros de Sabiduría: “ Estar en el mundo sin ser del mundo”…

Me paro en la vereda y tomo el colectivo. Son solo diez minutos quizá. A veces menos, a veces más---ya llego…subo en el ascensor de mi edificio y pongo la llave en la puerta…ya está…otra vez el Milagro….

¿ Quien dijo que el sol no brilla de noche?.... NO LO CREAS….

Aquí está brillando. Porque he llegado a casa y mi niña me abraza.

Milagro es verse en los ojos de los que amamos. Milagro es despertar cada mañana y tener vida para afrontar la prueba nuestra de cada día. Milagro es darle su tazón de leche a la gata. Milagro es tomar la mano de un moribundo y saber que el amor que nos pasamos en ese contacto es más fuerte que la enfermedad misma.

Y saber que aunque sea por ese instante se alivia, sana. Porque el amor llega a su corazón…

Milagro es sacarse los zapatos y relajarse en el sillón del living mientras una se da cuenta de que todo vibra alrededor…

Milagro es entender de una vez por todas, que lo importante de la vida no está en el exterior solamente, sino que está adentro, muy adentro de una, en esta alegría que brota constantemente porque una sabe que es parte de todos, que las aparentes diferencias son solo piezas del todo en la diversidad de formas…

Gracias  Dios; hoy también estuvimos de charla….

¿Dónde?...

Aquí, precisamente aquí,  en este día que ya concluyó. 

En esta gente con la que me crucé. En cada cosa que experimenté. En todo lo que sucedió, difícil, lindo, triste….

¡Cuánta loz que hay en todo! Y…¡qué pocas veces la vemos!...Pero, de todas maneras, siempre está. Permanece. Existe…

Este es uno de los tantos días de mi vida.

¿ Variantes?....¡¡¡PUF!!! hay muchas!. Pero carecen de importancia mientras yo  adentro encuentre a la verdadera: A mi “ YO SOY”; éste que, siempre, siempre, está en cada cosa que sucede….

Así, como lo de esta noche.

Algo tan simple como este regreso desde el trabajo a casa.

 Algo tan simple como el milagro nuestro de cada día.