Marzo del 2009


eL ReSPeTo!

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Marzo, 2009, 13:55 por Petalito

"La inspiración del respeto se origina del considerar como hermanos a todos los seres humanos, pues en cada uno de nosotros, sin excepción, hay una semilla espiritual que crece a la sombra de la vida cotidiana. Si sabemos cuidarla y protegerla, la paz nos acompañara por siempre".

El respeto

La palabra respeto está de moda.  La escuchamos en el mercado, en los discursos, en las convocatorias, en las iglesias, en todas partes. 

 

Todos hablamos de tolerancia y respeto, queremos sentirnos personas cultas y educadas, que no reaccionamos con violencia ni grosería cuando alguien piensa o actúa de manera distinta a nosotros.


Pero, ¿cómo reaccionamos cuando alguien nos afecta a nosotros directamente?
¿Dónde quedan la tolerancia y el respeto cuando el carro de adelante no arranca inmediatamente después de que ha cambiado el semáforo? 

¿O cuando aquel que desesperado porque está en una emergencia, nos corta el paso en el tráfico?
O para ser más realistas cuando nuestra hija decide salir con alguien que no nos gusta. 

 

Yo pienso que en realidad el respeto del que tanto se habla funciona, siempre y cuando no se metan directamente con nuestros intereses.


Es una especie de pacto: si tú no te metes conmigo, yo no me meto contigo.


Pero hay algo más completo que la tolerancia, el respeto es más rico y completo en su significado, implica entendimiento, comprensión y una gran porción de amor.


El respeto exige la comprensión del otro. 

Ponerse en sus zapatos, implica tratar de comprender su posición. 

 

No basta solamente con no agredirlo o ignorarlo, implíca escucharlo con atención y sin el ánimo de cuestionar sus ideas y abiertos inclusive a aceptar la posibilidad de replantear las nuestras.


El respeto hace una diferenciación total entre la persona y lo que ésta piense o diga en un momento dado. 

Nos lleva a aceptar nuestras diferencias personales, recordando que cada uno de nosotros tiene derecho a ser quien es.


Debemos recordar que cada ser es único y esta hecho a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto merece nuestro respeto y consideración.

Podemos fortalecer el respeto

Aprende a escuchar. 

Miremos con respeto a todas las personas que se cruzan en nuestro camino detengámonos unos segundos para saludarlas, mirésmoslas a los ojos y deseémosle un buen día, o simplemente démosle las gracias con sentimiento.  Deseémosle lo mejor desde el corazón.

Tomemos la decisión de aprender.  El que cree que ya lo sabe todo está estancado.  El mundo cambia continuamente y nosotros con él, y cada persona o situación que se presentan en nuestra vida son oportunidades para aprender y crecer.

Colócate en los zapatos del otro.  Nadie hace cosas por fastidiar al otro; tú no sabes la situación difícil que otros pueden estar viviendo.  De vez en cuando es necesario que trates de pensar y sentir como lo está haciendo la otra persona; es decir, desde su punto de vista.  Extender nuestra comprensión hacia los demás, implica volvernos más compasivos.

No seas intransigente. 

Que alguien tenga un defecto, que diga o haga cosas improcedentes no lo condena como persona, siempre podemos recapacitar o cambiar nuestra actitud o comportamiento.  Por lo tanto, no rechaces, discrimines o maltrates a otros porque no hacen lo que tú deseas o esperas, ten más paciencia y comprensión.

Nadie es más ni menos que tú.  Sólo somos diferentes en lo personal.


Llegamos a este mundo con limitaciones y condiciones más o menos difíciles para superar, resolver y de las cuales aprender, en eso radica todo.  Acepta a los demás con sus defectos y cualidades sin juzgarlos con ligereza.

Enseña a tus hijos con el ejemplo.  Recuerda que es durante nuestra primera infancia, cuando comenzamos a incorporar los valores esenciales.  En el proceso de enseñar a tu hijo como vivir, tu ejemplo es determinante.  Eres tú quien enseña a tus hijos a través del respeto hacia ellos, de qué manera ellos te respetarán a ti y a otros.  La próxima vez que vayas a entrar a su cuarto, toca la puerta antes de hacerlo; de esa manera, él tocará a tu puerta antes de entrar.

Cuando vivimos con respeto hacia los demás, nos volvemos más tolerantes, pacientes, comprensivos, cumplidores y responsables de nuestra participación en el mundo, y cuando nos volvemos respetuosos de nosotros mismos, establecemos límites con seguridad, nos valoramos más y confiamos en nuestra capacidad.

PaRaDiGMa!

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Marzo, 2009, 13:51 por Petalito
 
Un sabio, decía que nuestra forma de pensar se congela y nos quedamos recorriendo siempre los mismos caminos, pues la mente se fija a las cosas que pensamos.
Hoy en día este fenómeno se conoce como “paradigma”.

Imaginemos que vamos en bicicleta por una carretera: el aire fresco golpeándonos el rostro; los árboles, las nubes, la naturaleza, las aves, los montes lejanos…

Imaginemos que de pronto vemos, una gran piedra en medio del camino.

Si fijamos toda nuestra atención en la piedra -es decir, en el obstáculo-, por más que sólo ocupe un breve espacio en la carretera, terminaremos chocándonos con ella.

Pensemos cuántas veces descubrimos un obstáculo en la vía y, al asumirlo como si fuera lo único, hacemos desaparecer todas las demás opciones (los árboles, las nubes, el resto del camino), dirigiéndonos irremediablemente hacia él, hacia la piedra.

No permitamos hoy que los obstáculos desvien nuestra atención y nos hagan creer que ya no hay salida, siempre hay oportunidades que vienen con ellos.

Te PiDo SeÑoR!

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Marzo, 2009, 13:41 por Petalito
 Por la primera rosa de cada mañana y el último pensamiento de cada noche.

Por los primeros sueños de un hijo y el último último adiós de una madre.

Porque no haya mala hierba en mi siembra y no se eche a perder la semilla. Porque cada uno dé su fruto y podamos vivir con la aportación de todos.

Porque el daño no se haga rencor, el amor no se haga egoísmo, la fe no se haga hábito, la prueba no se haga rebeldía ¡y la ambición no se haga dueña!

Te pido luz para el interior del hombre, porque ahí se gestan todos los derrumbes, todas las batallas y todos los males.

Te pido mucho amor para vivir, aunque ésa sea la vida más sacrificada y tenga las lágrimas más amargas, los sueños más dificiles y el camino más tormentoso.  Porque la vida sin amor es fría, y una vida fría no vale nada.

Te pido que cuando llegues, mi puerta esté abierta; cuando hables, mis oídos estén atentos, y cuando mires, mi corazón esté lleno de luz. 

Que nunca esté cerrado para Ti, ni duro, ni insensible.

Te pido no ceder, no claudicar y no rendirme.

Te pido por los imposibles de mi impotencia, por los pequeños milagros que no percibo, por el sufrimiento que dejo perder, por los sueños postergados, las alas cerrada y el miedo de subir.

Te pido, Señor, que todas las vertientes de mi río sean de agua dulce; que las manos no se me cierren como un puño, sino como una caricia; que la felicidad no se me escabulla en hojarasca, sino se me ahonde en tronco.

Que no vuele como la mariposa, sin saber dónde posarme, sino que todo lo que necesite lo encuentre dentro de mí mismo.

Te pido no sólo repartir, sino compartir; no sólo compadecer, sino remediar; no sólo mirar y oír, sino comprender y consolar; no sólo decir cómo deben ser las cosas, sino dar testimonio de mi verdad. 

Señor, que sepa ser oveja cuando necesite caminar en la manada, y pastor cuando algunas de mis ovejas se parten del redil.

Cuida mi mensaje, que no lo oscurezca la belleza literaria.  Dale pinceladas reales a mis vuelos para que todos me alcancen y me superen.  Y ve manejando mi plumita por la tela del mundo, para llegar al corazón de los hombres.

Te pido vivir siempre persiguiendo algún ideal, siempre sierviendo alguna causa, siempre dando un nuevo paso hacia la perfección.

Que acepte el paisaje que me presentes, asimile las palabras que me digas y me mueva el moar aque me ofrezcas.

Te pediría, Señor, una vida que no fuera deshilachada, como hecha a pedazos, sino armoniosa, donde todas las bisagras y los elementos formaran unidad y contenido.

No me dejes conocer el vacío, porque sería llevar la nada dentro.  Porque me convertiría en un ser sin pensamientos, sin recuerdos, sin luz y sin Dios.

Enséñame a cultivar rosas, pues cada prójimo necesita una para su cruz.

Enséñame a entender el amor, para que los frutos sean dulces y abundantes.

Enséñame a perseverar, pues el camino de la vida se rompe a veces por donde más duele.

Enséñame a conducirme.  Que no lo haga por arranques del temperamento, sino por la cordura de la inteligencia y la serenidad de la fe.

Señor, dame copa de los que saben beber, dame fuego de los que saben sentir, dame sabiduría de los que saben entender  ¡y nido de los que saben amar!

Señor, retoña mis fracasos en nuevas primaveras.  Hazme crecer en cada experiencia y madurar en cada lágrima.

Ponte sobre mi vida como un goteo constante, sobre mis planes como una estrella alumbradora, y sobre mis tristezas como un tierno compañero y un eje de resistencia.

Señor, dame una conciencia recta, de ésas que se reportan a la menor alteración.  Dame una rienda fuerte, de ésas que no se andan aflojando por cualquier cosa; un camino orientado, de ésos que saben a dónde van y hasta dónde pueden llegar, y sobre todo, un deber alegre, de ésos que saben sonreír en medio de los sufrimientos.

Enséñame que cada deber tiene su momento, cada necesidad su servicio y cada llamada su designio.

Enséñame que para servirte no basta la fragilidad de la voluntad humana: se necesita el aporte de la gracia divina

Enséñame que hacen falta muchas pisadas pequeñas, antes de dar un gran paso, y muchas reflexiones serias para los planes de acción y las reformas de vida.

Que cuando se tiene una verdadera convicción, ella sola se impone.

Que todo el mundo tiene algo defendible.

Que la talla de la vida la da el amor, pero la dimensión del amor la da el dolor.

No aspiro a ser una destacada, pero sí quisiera dejae en el mundo esas grandes cosas que caben en las distintas pequeñeces de todos los dias.

Me basta, Señor, ser el granito de arena, la lucerita, el rocío, la sonrisa, la lámpara.  Ser ese relleno que necesita la felicidad diaria.  Ser como la mano oculta de Dios, trabajando por debajo para la armonía de todos los míos.  ¡Ser algo, en tan poco!

 

Gracias, Señor:

Por dejarme vivir tantos años.

Por dejarme reinar en el hogar.

Por dejarme escribir lo que siento.

Y por dejarme poner en tus manos lo que yo llamo "los grandes tesoros del alma"!!!

S QuieReS... PueDeS!

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Marzo, 2009, 13:40 por Petalito
Para recuperar la paz perdida, reconoce que
tu mente es el motor con que generas
tu angustia o el taller donde tramas tu gozo.
 Aparta tu mente de la visión negativa
de tu vida, para que la enfoques al horizonte
de tu bienestar y sosiego interior.
 Haz el recuento de todos los bienes
espirituales de que puedes disfrutar
y de los frutos de tu inteligencia
y de tu voluntad, para que, rebosante
de gratitud, se los agradezcas a Dios,
con sentimientos de alegría y con la decisión
de ponerlos al servicio de tus hermanos.
"No estarás perdido en el desierto
si encuentras fe en ti mismo
para creer en el oasis".

Si QuieReS, PueDeS!

Publicado en ReaLiDaD el 13 de Marzo, 2009, 13:35 por Petalito
Para recuperar la paz perdida, reconoce que
tu mente es el motor con que generas
tu angustia o el taller donde tramas tu gozo.
 Aparta tu mente de la visión negativa
de tu vida, para que la enfoques al horizonte
de tu bienestar y sosiego interior.
 Haz el recuento de todos los bienes
espirituales de que puedes disfrutar
y de los frutos de tu inteligencia
y de tu voluntad, para que, rebosante
de gratitud, se los agradezcas a Dios,
con sentimientos de alegría y con la decisión
de ponerlos al servicio de tus hermanos.
"No estarás perdido en el desierto
si encuentras fe en ti mismo
para creer en el oasis".